Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Del 25 al 31 de marzo de 2019, Madrid
Festival internacional de cine hecho por mujeres

Mujeres y cine

La mujer estuvo presente en la historia del cine desde su primer minuto: basta echarle un vistazo a aquella salida de obreros de la fábrica que Louis Lumière rodó en 1895, en donde dos turnos de hombres, mujeres y niños, se cruzan a las puertas de aquella factoría. En aquel momento, Alice Guy-Blaché contaba con veintidós años de edad y quizá ya sabía que iba a dedicarse al cine: de hecho, rodó y produjo más de 600 películas, llegando a competir con el legendario Hollywood del cine mudo.

Hubo que esperar hasta 1949 a que Ida Lupino, conocida como actriz, cogiera las riendas de la dirección del rodaje de la película que había co-producido y co-escrito al sufrir su director, Elmer Clifton, un infarto, aunque no aparecería en los títulos de crédito como directora por respeto hacia Clifton. Después dirigiría otras 8, incluyendo la conocida Outrage sobre una violación, y fue la primera mujer en dirigir un film de cine negro. Nunca dejó la dirección, alcanzando un gran éxito como directora de series de televisión en los años 1960 y 70.

 

Alice Guy-Blanché e Ida Lupino Alice Guy-Blaché e Ida Lupino

Sin embargo, tendremos que aceptar que fue una excepción. Las mujeres ni entonces ni ahora están representadas de manera equilibrada, ni en la cultura, ni en el cine.

Continúa siendo difícil que los platós y las claquetas hablen en femenino, que los guiones cuenten cómo las mujeres ven el mundo y que las actrices interpreten personajes concebidos por las mujeres.

Tuvimos que esperar hasta 2010 para ver cómo la Academia de Hollywood concedía el primer Oscar a una mujer directora, la californiana Kathryn Bigelow, y al 2018 para que dos directoras ganen los Premios Goya a la Mejor Película, Mejor Dirección y Mejor Dirección Novel: Isabel Coixet y Carla Simón. Queda patente por tanto que las mujeres pelean a diario en tierra hostil, parafraseando el título de la película ganadora del Oscar.

Esta desigualdad debe corregirse. Necesitamos las múltiples voces y miradas de las mujeres y de los hombres en todas las manifestaciones artísticas. Es preciso abrir hueco para que también las mujeres como creadoras, como intérpretes de la realidad, sean reconocidas en la industria cinematográfica y por el público.

Según la organización Women Make Movies, organización que apoya a mujeres cineastas desde 1983, en los últimos 20 años el número de mujeres directoras no ha crecido más de un 3%. Por su parte, la New York Film Academy denuncia que sólo el 16.9% de las películas de ficción está dirigido por mujeres. Y la cifra es aún peor si se observan sólo las 250 películas más taquilleras: el 9% fue dirigido por mujeres (cifra de 2012).

Guionistas, productores, editores… en todos los trabajos detrás de cámaras la presencia de hombres es abrumadora, más del 75% en todos los casos.

Pero las cosas tampoco están mucho mejor delante de las cámaras. Sólo el 28% de los personajes son femeninos.

ONU Mujeres, en un estudio del año 2014 de ámbito mundial, ahonda también no solo en la presencia de las mujeres en la industria, sino en cómo el cine refleja la realidad de las mujeres, y en este punto tampoco sale bien parada. Algunos datos (alarmantes); 30,9% de los personajes con líneas de diálogo son mujeres, las mujeres constituyeron el 7% de los directores, el 19,7% de los guionistas, y el 22,7% de los productores de la muestra estudiada. La sexualización es la norma para los personajes femeninos en todo el mundo.

En España la situación no es mucho mejor. La Asociación de Mujeres Cineastas y de los Medios Audiovisuales (CIMA) elaboró un estudio del que se desprende que, del total de películas que se producen en nuestro país, el 92% de las cintas están dirigidas por hombres. En el resto de puestos, fotografía, producción o edición, la representación femenina también es ínfima. Sin embargo, en España, el 65% del alumnado de las escuelas de cine está formado por mujeres.

De izquierda a derecha y de arriba abajo, las directoras Laura Mora, Hanna Sköld, Pernilla August, Constanza Novick, Katja Wik, Sara Broos, Sophie Fiennes, Francesca Comencini, Nora Twomey y Marcela Said.

Ley orgánica para la igualdad efectiva de hombres y mujeres

Leer más

Un acercamiento a la igualdad de género en el cine por Marion Döring, directora de la EFA, y otros artículos relacionados

Leer más